image

Cuando hace ya más de cuatro años Lio Malca vio La Nave una de las primeras obras que imaginó expuesta en el antiguo almacén de sal de ses Salines fue la del artista estadounidense Bill Viola (Nueva York, 1951). Ahora el sueño del coleccionista de arte y mecenas se ha hecho realidad con la muestra de Viola que se inaugurará mañana a las 20 horas en este espacio cultural.

 

Toda la temporada de verano, hasta el 30 de septiembre, residentes y turistas tendrán la oportunidad de admirar dos de los trabajos más destacados «del maestro del videoarte», 'Fire Woman' y 'Tristan's Ascension (The Sound of a Mountain Under a Waterfall)' Lo anunciaban ayer Malca y Alejandra Navarro, fundador y directora de La Nave.

 

El interior de este espacio expositivo se ha transformado totalmente en esta cuarta temporada para acoger la proyección de las dos videoinstalaciones de Viola, que juegan con dos elementos aparentemente contrapuestos como son el agua y el fuego y con la dualidad, tan presente en la obra del artista norteamericano. La vida y la muerte y la luz y la oscuridad se funden a la perfección en estas dos videoinstalaciones. Sus poéticas imágenes impactan por su belleza, que se ve resaltada, más si cabe, entre las paredes de piedra de La Nave, proyectadas sobre una gran pantalla que rebasa los siete metros y un sistema de sonido que envuelve al espectador.

 

Piezas de una ópera
Bill Viola creó en 2005 'Fire Woman' y 'Tristan's Ascension' como parte de una nueva producción del dramaturgo Peter Sellars de la ópera de Richard Wagner 'Tristán e Isolda'. A partir de ahí estas dos obras han funcionado de forma independiente.

 

'Tristan's Ascension' describe en algo más de diez minutos la ascensión del alma tras la muerte. En esta obra el protagonista es un hombre que yace sobre una losa en una sala de hormigón vacía. Poco a poco el agua, que asciende en cascada en lugar de caer, va elevando su cuerpo hasta perderse entre las paredes de La Nave.

 

En 'Fire Woman' toda la atención se centra en la silueta de una mujer a contraluz ante un muro de fuego. Transcurridos algunos minutos, la protagonista avanza, abre los brazos y se hunde en su propio reflejo.

 

En ambas obras el sonido es parte esencial de la experiencia artística.

 

Estas dos creaciones invitan, sin duda, al espectador a adentrarse en el mundo de uno de los pioneros del videoarte, al que Lio Malca conoció en persona hace dos años y medio en Nueva York. En aquel encuentro el coleccionista de arte mostró imágenes de La Nave a Viola, al que le «emocionó» ver su fachada de piedra y, sobre todo, su cercanía al mar.

 

Novedades
La muestra, realizada en colaboración con Bill Viola Studio, se podrá visitar hasta el 30 de septiembre. La entrada es gratuita. Como novedad, este verano, La Nave, que empezó a funcionar como espacio expositivo en 2015, estará abierta en horario ininterrumpido de 10 a 22 horas de martes a domingo. Además está previsto que una nueva integrante del equipo de La Nave, Alba García, se encargue de realizar visitas guiadas a la muestra de Bill Viola. Sus explicaciones permitirán al público conocer un poco más de esta leyenda viva del arte contemporáneo, que trabaja con la tecnología y los medios audiovisuales como herramienta para hablar de la condición humana.

 

Por La Nave han pasado ya otros artistas de renombre como Marco Brambilla y Keith Haring.

 

Imagen: Cortesía del estudio de Bill Viola